martes, 11 de enero de 2011

Razas Heroicas XV : Genasí

¿Puedes sentirlo? La esencia de los Planos Interiores late en nuestro pecho.

Lo que se sabe de ellos: Habiendo todo tipo de seres descendientes de semihumanos y seres planares, los genasíes no resultan tan novedosos en un principio. Abundan en Sigil y en los Planos Exteriores, aunque su origen se remonta a sus ancestros llegados desde los Interiores. Genios, sílfides, nereidas, sirenas, dríadas... En fin, lo que tú quieras pensar, es susceptible de generar un genasí si posee algún tipo de conexión elemental.

Los genasíes, cuando nacen son indistinguibles de un humano normal. Sin embargo, cuando atingen la adolescencia, se les comienza a caer el pelo. Poco a poco, su piel cambia de color y se vuelven temporalmente ciegos, al convertirse sus pupilas en un vacío lechoso. El cambio es doloroso y extraño: dependiendo de su herencia, el genasí puede desarrollar episodios de violenta piroquinesis o un cambio corporal extraño. Algunos comienzan a desarrollar cristales en la cabeza, sirviéndoles de sustituto para adornar sus calvas. Otros comienzan a emitir una llama ténue que no quema, pero cuya naturaleza es indiscutiblemente sobrenatural. Cuando la transformación finaliza se vuelven muy conscientes de lo que son: seres no del todo humanos, cuyos extraordinarios poderes se extienden a los dominios de la propia materia.

Características fisicas: Al principio, un genasí sólo puede controlar un elemento afín. Con entrenamiento puede desarrollar otras manifestaciones: según la que esté usando en un momento dado, su aspecto físico cambia. Los genasíes de fuego poseen melenas ardientes y una piel rojiza, los de tormenta cristales de cuarzo y una tez violácea... Suelen poseer una altura y peso similar a la de otros humanos.

También es destacable el patrón que recorre sus cuerpos: un conjunto de rayas y trazos que forman corrientes tangibles de poder, las cuales brillan en la oscuridad. Los genasíes suelen vestir con prendas escotadas o reveladoras para enseñarlas. Cada una es diferente, como el estampado de un tigre o de una zebra: algunos genasíes aprenden a reconocer a otros individuos por medio de estas, en vez de guiarse por su aspecto actual.

Los genasíes viven un poco más que los humanos. Pueden llegar a los 90 años de edad sin muchos problemas.

Psicología: Los genasíes son gente orgullosa que se siente superior a los demás. La mayoría no se corta en demostrarlo. Las mujeres son provocativas, enseñando carne aún cuando tal sería de mal gusto para muchos. Los hombres a menudo son fanfarrones y tozudos. Está claro que no existe una regla general que meta a todos en el mismo saco, pero la mayoría encaja con este estereotipo.

Los genasíes suelen pensar que nada es imposible y muestran una ambición que sólo se verifica también en los humanos. Al fin y al cabo, nacieron como tales. Terminan por convertirse en personas muy individualistas e independientes: esto incluye un carácter voluble, que pocas veces logra demostrar verdadera empatía.

Clase Predilecta: Los genasíes favorecen muchos oficios; son tan versátiles como su propio poder. Lo más habitual es que se dediquen a cosas en las que puedan adaptarse rápidamente a muchas situaciones. Pícaro es una clase obvia para ellos. Muchos muestran un gran talento para el poder arcano, por lo que no es de extrañar que se conviertan en poderosos Hechiceros o en Magos. Los Brujos son raros entre los genasíes, ya que creen que su propio poder innato es suficiente y no desean tomar más prestado. La tradición reciente de Mágico de la Espada entre los humanos de Toril (uno de los mundos más conocidos del Primer Plano Material) fue traída por inmigrantes genasíes.

Alineamiento: Los genasíes suelen pasar de todo y de todos. La mayoría no toma partidos, así que suelen ser Neutrales Absolutos.

Facción: Estos tipos se encuentran cómodos en facciones que favorezcan el individualismo. El Signo del Uno es perfecto para ellos. También suelen ingresar en los Predestinados o en los Indepes. Los Creyentes de la Fuente también aceptan a menudo a genasíes.

No hay comentarios: