jueves, 30 de diciembre de 2010

Razas Heroicas V : Elfos Drow

Encarnamos los pecados de hombres y elfos; y sin embargo, se nos ha dejado a nuestra suerte. ¿Cómo podemos confiar en la luz, si abrasa nuestros ojos?

Lo que se sabe de ellos: Todos los cuentos presentan héroes y villanos. Existen hadas buenas y juguetonas, que brincan en los bosques y mantienen amoríos idílicos con los protagonistas. También brujas malvadas, que lo seducen y lo hechizan; simbolizan el caos y la entropía a la cual el héroe está destinado a desterrar para traer un nuevo orden. Sin embargo, en los cuentos muchas veces se olvidan por qué los villanos son así y si no preferirían ser otra cosa. Los drow son hadas malvadas desterradas de los mundos de la superficie desde hace eones, por lo que hacen su hogar entre los planos abisales y los Inframundos de un centenar de dimensiones.

Los elfos hablan con desprecio y a la vez con una pena paternalista sobre sus primos. Sin embargo, los drow han aprendido a no confiar ni en pedir la piedad de nadie. Su vida siempre se rige en torno de una doctrina "por las malas": el engaño, la traición y el escepticismo están a la orden del día en sus sociedades. La mayoría son teocracias donde las sacerdotisas de la Reina Araña mantienen un dominio férreo y guian al pueblo en cruzadas desalmadas. En otros mundos, como Eberron, los drow son gobernados por los emisarios del dios Vulkoor. Sea como sea, casi siempre están bajo el yugo de los poderes del mal, los cuales los retienen en las sombras y los asfixian con su oscuridad.

Algunos drow simplemente no pueden más. Ya sean varones, cansados del maltrato de sus matronas, o mujeres que no logran soportar la presión y responsabilidad política que se les exije, a menudo se convierten en renegados que intentan llevar "otra vida" fuera de la Infraoscuridad. Sin embargo, estos parias están marcados por los maltratos y abusos que sufrieron en su infancia. El amor y la amistad son sentimientos alienígenas para ellos y siempre están alertas, por si sus nuevos compañeros planean traicionarles. Este comportamiento paranoico a veces facilita el que no se confíe en los drow, lo cual sólo contribuye a cimentar su reputación. Muy pocos logran romper con la maldición de la oscuridad que los segrega y alcanzan la auténtica felicidad.

Características físicas: Los drow son pequeños y nervudos, a menudo más musculosos que sus primos elfos. Son un poco más bajos que ellos y algo más pesados. Sin embargo, esta potencia muscular no les resta agilidad, por lo que parecen aún más gráciles. Suelen presentar pieles oscuras que van desde el pardo hasta el negro ónice; sus cabellos presentan varias tonalidades de blanco y rubio. Algunos incluso muestran colores oscuros, lo cual en ocasiones muestra un origen mestizo. Casi todos los drow poseen ojos rojos como la sangre cuando mantienen su infravisión activada, mientras que el resto del tiempo son blancos lechosos. Esto da la impresión de que carecen de pupilas, cuando son observados a cierta distancia.

Las mujeres son algo más altas y pesadas que los varones. Las medias de la raza rondan en torno a los 150-160 cm de altura y los 60-70 kg.

Muchos creen que las hadas oscuras viven menos que los elfos, pero lo cierto es que esta creencia se debe a que es raro que mueran de viejos. Un drow que fallezca por causas naturales es colgado en un capullo de seda frente a la casa de su clan, para simbolizar que era débil por no morir al servicio de los suyos. De ahí que muchos prefieren jugarse el cuello en combate o en una traición política. De todas formas, la esperanza de vida real de un drow es similar a la de los elfos.

La mayoría de los drow es incapaz de entrar en el Ensueño. Sus estudiosos afirman que esto se debe a que son una raza superior que no tiene que depender de trucos de magia para descansar: de ahí que necesiten dormir. Sin embargo, otros eruditos más objetivos apuntan a que el Ensueño es una característica que comparten las criaturas feéricas, y la continua exposición de los drow a fuerzas demoníacas cada vez aleja más y más sus siguientes generaciones de la pureza de las hadas. Algunos drow que retornan a la superficie y se redimen ante los suyos (si les dan la oportunidad) logran aprender a retomar el Ensueño.

En definitiva: los drow descansan con la misma frecuencia que los humanos. Los personajes jugadores que no sean malvados pueden emprender el Ensueño.

Psicología: Es perfectamente plausible afirmar que los drow no están bien de la cabeza. Bueno, teniendo a poderes constantemente susurrándote en tu mente que no confíes en nadie y claves dagas en el ojo a tu prójimo no debe de ser bueno para tu salud mental. Por lo tanto, son mascas impredecibles y con muchas taras. Están obsesionados con el control: ya sea con la limpieza, con tener sus cosas ordenadas y clasificadas o teniendo a sus conocidos vigilados. Son incapaces de "relajarse" incluso en sus momentos de ocio, y actúan como si se esperaran que de un momento a otro les fueran a intentar clavar una daga en las costillas. Es normal entonces pensar que no son grandes compañeros hasta que les salves la vida o les demuestres más allá de toda vida que les estimas (y en la mayoría de los casos, no pretenderán que les caigas bien).

Incluso algunos drow que no han pisado un pie en la Infraoscuridad pueden mostrar alguno de estos rasgos. Esto lleva a pensar que "nacen así", aunque lo más probable se deba a que los demás les tratan de forma a que desarrolle estas conductas. También se verifica el extremo contrario: algunos drow están tan hartos de ver a todo el mundo como enemigo, que se autoconvencen en ver lo mejor de las personas y a lo mejor hacen migas con un completo desconocido. Suelen llevarse muchos palos, pero el que tenga suerte comenzará a ver el lado bueno de la vida. No es de extrañar entonces, que algunos de los seguidores del bien más fanáticos pertenezcan a esta raza. Los drow son una raza de extremos.

Alineamiento: Los drow siguen a menudo a deidades del caos, pero sus sociedades son profundamente estamentadas y jerarquizadas. Suelen ser neutrales y malvados. Los personajes drow casi nunca son malvados, pero también es dificil que sean buenos. Si pretenden serlo, normalmente serán Legales o Caóticos. Para los drow, casi todo se mide en una dicotomía de blanco-negro.

Clases Predilectas: Los drow viven en sociedades militarizadas y corruptas. Es muy frecuente que sean Pícaros. Dado que conviven mucho con la magia, algunos nobles se convierten en Magos o Mágicos de la Espada. Los Guerreros forman el grueso de los ejércitos drow, y los Brujos negocian con los demonios y criaturas oscuras. Los Clérigos a menudo son exclusivamente mujeres y sirven la causa de Lolth. Las que abandonan a la Reina Araña se suelen girar hacia el Seldarine, prefiriendo a la diosa renegada Eilistraee, o a Sehanine Moonbow. El Inframundo también está lleno de peligros, por lo que los Exploradores son muy valorados en su sociedad.

Facción: Las facciones reciben de buen grado a los drow, ya que suelen ser individuos devotos. Muchos encuentran cabida a sus instintos depredadores en los Eutanastas o en los Predestinados. Los más hedonistas suelen volcarse con los Sensibles, y los más amargados y desconsolados se meten en la Cábala de la Desolación o en los Hombres de la Ceniza. Unos pocos también van a parar a los Xaositectos o a la Liga Revolucionaria.

No hay comentarios: