miércoles, 29 de diciembre de 2010

Razas Heroicas III : Enanos

¿Qué entiendo yo como un tipo de provecho? Cualquiera que sea justo y pueda trabajar.

Lo que se sabe de ellos: ¿Enanos? ¿Esos hombrecillos peludos que beben más cerveza que sangre tienen en las venas? Bueno, esa es la imagen que la mayoría de la gente tiene de los enanos, pero son mucho más que eso. Bastante más.

Los enanos son una raza de humanoides que está emparentada (según algunos eruditos) con los seres elementales del Plano de la Tierra. Emigraron hace eones a los mundos del Primer Plano Material y se refugiaron en las montañas y simas más recónditas. Para ellos, las cavernas son su hogar y los trabajos de fuerza su mayor aspiración. Son arquitectos, ingenieros y artesanos excepcionales. La fama de sus fortalezas es tal que ha atraído la atención de numerosas razas, las cuales siempre han intentado quedarse con ellas a base de aporrear la puerta y exigir la llave de la despensa.

Claro que a los enanos, lo que más les gusta una buena pelea. ¿Pensabas que eran gente pacífica? En absoluto. Se organizan en tribus y en clanes, y sus líderes son sus combatientes más veteranos y capaces. Menta algo sobre la familia o clan de un enano y te hará cagar tus dientes durante dos meses. Son duros y tienen muy mala leche. Tienden a ver a la gente como una panda de idiotas, hasta que te haces amigo de uno de ellos y te mata a base de borracheras y cirrosis. Lo cierto es que tener un amigo enano te garantiza juergas hasta el fin de tus días, y un colega que no dudaría en matar y en ir a los Infiernos a por ti.

La mayor aspiración de un enano es demostrar a los suyos que vale más que nadie. No es raro que la mayoría de los que se metan a aventureros y vuelvan enteros formen su propio clan. Al igual que los elfos, tampoco tienen mucho aprecio a la magia arcana: ¡eso es de flacuchos y de amanerados! No, los enanos trabajan la piedra con sus propias manos, tallan sus gemas en las más exquisitas formas, y construyen sus inexpugnables fortalezas con la fuerza de su pico y el sudor de su frente. Son orgullosos; muy orgullosos. Pero también son gente sencilla que se sorprende por todo (al fin y al cabo, si nunca sales de tu montaña, no sabes lo que hay al otro lado). Algunos de estos enanos son incapaces de contener la curiosidad que les suscita el mundo exterior y salen a explorarlo. Sus semejantes los ven como idiotas (¿quién querría salir de la cueva, al fin y al cabo?), pero hay pocas fuerzas más poderosas que la ambición enana. Tendrán las piernas cortas, pero pueden andar grandes distancias con ellas. De eso puedes estar seguro.

Características físicas: Los enanos son un pueblo robusto y bajo (por algo se llaman así). No suelen medir más de 130-140 cm en el caso de los varones, y en las mujeres es algo menos. No suelen ser mucho más ligeras. Pesan mucho más que los humanos, siendo su media entre los 80-100 kg. Su pelo suele oscilar entre el rubio y el negro, pero sus pieles no dejan de ser claras. Son bastante resistentes y tenaces. Aguantan los castigos físicos bastante más que otras razas y es casi imposible derribar a un enano que se lo vea venir.

De rasgos duros y chatos, la mayoría de enanos "jóvenes" tiene pinta de gente vieja para los humanos. Esto en parte se debe a su costumbre de dejarse crecer una barba larga, la cual es el orgullo de la mayoría de los enanos. No es raro ver como las convierten en trenzas o las ornamentan con gemas. La edad de un enano puede comprobarse por la cantidad de pelo que tenga en la cabeza. Pueden llegar a vivir unos 250 años y alcanzan la madurez a los 25.

Psicología: Los enanos a menudo son individuos muy chauvinistas. Para ellos no hay mejor cerveza que la suya, ni mujeres más bonitas que las enanas (las demás son unas flacuchas). No suelen tomarse a bien las opiniones contrarias y no es raro verles refunfuñar cuando dices algo que no les ha gustado. La diplomacia no es su negocio. Para impresionar a un enano tienes que demostrarle que puedes acompañar tu palabrería con hechos; desprecian a los charlatanes. Valoran las proezas de fuerza, la artesanía elaborada y la gente leal y fiable. Valoran mucho las posesiones materiales y la tradición: el clan es la sangre, y la sangre se derrama sólo por el clan. Un enano que traicione a los suyos no tiene cabida en su sociedad. Los ladrones son castigados con la muerte, y los asesinos con el olvido: se borra para siempre su nombre de los tomos del clan, como si nunca hubiera existido.

Los enanos profesan una adoración enorme a sus madres y sus abuelas. Pese a que muchos consideran a los enanos como una raza patriarcal, quienes llevan las cuentas y casan a los hijos son las mujeres. Faltar al respeto a una mujer se considera como un atentado al honor, y el enano que se precie respetará a todas, vengan en la forma que vengan.

Dada la apetencia de los enanos por historias que contar, valoran las nuevas experiencias. Algunos enanos superan sus prejuicios y se embarcan en aventuras de exploración. Esto ha movido a muchos a querer recorrer los planos. Dichos enanos no son muy frecuentes, pero conocer a uno es toda una anécdota.

Alineamiento: Los enanos son muy dados a la tradición y a la lealtad. Por ello, su alineamiento común es Legal Bueno. Los que no sean legales son poco comprendidos y apreciados en sus sociedades, y el mal no tiene cabida en la raza. Estos últimos son condenados a la muerte o al exilio.

Clase Predilecta: Conocidos por ser grandiosos combatientes, los enanos favorecen todos los oficios marciales. Por ello, los Guerreros, los Paladines y los Señores de la Guerra son frecuentes en ellos. La magia es poco comprendida, por lo que es raro que un enano sea Mago. Los clérigos de Moradin son los custodios de la espiritualidad en los clanes enanos. Por último, algunos enanos se convierten en Exploradores más que competentes, dada su enorme resistencia y ambición innata.

Facción: Es complicado que un enano tenga otras lealtades más allá del clan. Sentirse parte de algo atrae a muchos al Harmonium. Sin embargo, lo más habitual es que la mayoría sean Indepes, ya que sólo buscan que les dejen tranquilos mientras se dedican a lo suyo. La Fraternidad del Orden también logra atrapar la atención de unos cuantos, ya que pensar en universo como un conjunto de leyes y tradiciones coincide bastante con el pensamiento enano.

No hay comentarios: